Síntomas Del Parkinson

La enfermedad de Parkinson afecta a la forma en que te mueves. Esto ocurre cuando hay un problema con ciertas células nerviosas en el cerebro.

Parkinson

Normalmente, estas células nerviosas generan una importante sustancia química llamada dopamina. La dopamina envía señales a la parte del cerebro que controla el movimiento. Permite que los músculos se muevan con suavidad y que hagan lo que usted quiere que hagan. Cuando se tiene la enfermedad de Parkinson, estas células nerviosas se descomponen. Entonces ya no genera suficiente dopamina y tiene dificultad para moverse de la forma en que desea.

El Parkinson es progresivo, lo que significa que empeora con el tiempo. Pero por lo general esto sucede lentamente, durante muchos años. Y hay buenos tratamientos que pueden ayudar a vivir una vida plena.

Nadie sabe a ciencia cierta lo que hace que estas células nerviosas se descompongan. Pero los científicos están haciendo muchas investigaciones para buscar la respuesta. Están estudiando muchas causas posibles, como el envejecimiento y los venenos en el medio ambiente.

Los genes anormales parecen conducir a la enfermedad de Parkinson en algunas personas. Pero hasta ahora, no hay pruebas suficientes para demostrar que siempre se herede. Gracias a las mejoras tecnológicas estamos haciendo progresos en su detección; por ejemplo, a partir del análisis matemático de las imágenes extraídas de una ecografía 4D, concretamente, de neuroecografías, se han logrado avances en la detección del Parkinson en la zona del tronco cerebral.

Los cuatro síntomas principales de la enfermedad de Parkinson son:

  • El temblor, que puede afectar sus manos, brazos, o piernas.
  • Músculos rígidos.
  • El movimiento lento.
  • Problemas con el equilibrio o para caminar.

El temblor puede ser el primer síntoma que note. Es uno de los signos más comunes de la enfermedad, aunque no todo el mundo lo padece.Más importante aún, no todo el mundo con un temblor tiene la enfermedad de Parkinson.

El temblor a menudo comienza en sólo un brazo o pierna o en un solo lado del cuerpo. Puede ser peor cuando usted está despierto, pero sin mover el brazo o la pierna afectada. Y puede mejorar al mover el miembro o mientras esté dormido.

Con el tiempo, el Parkinson afecta a los músculos a lo largo del cuerpo, por lo que puede dar lugar a problemas como la dificultad para tragar o el estreñimiento.

En las etapas avanzadas de la enfermedad, una persona con Parkinson puede tener una expresión fija o en blanco, dificultades al hablar y otros problemas. Algunas personas también pierden habilidades mentales (demencia).

La gente por lo general empieza a tener síntomas entre las edades de 50 y 60 años. Sin embargo, a veces, los síntomas comienzan antes.

Historia del Parkinson

Empecemos por hacer un poco de historia que sitúe en el tiempo el origen de nuestra particularidad común. El temblor de las extremidades superiores, tan característico de los enfermos de Parkinson, es muy antiguo, probablemente nació con la especie humana.

Desde siglos anteriores a la civilización griega y romana hay referencias escritas de sus características en manuales médicos hindúes. En la civilización occidental, fue el doctor inglés James Parkinson (1755-1824) el primero que detalló, en el año 1817, la forma estricta de la sintomatología que presentaban varios de los pacientes que iban a su consulta, y que denominó como parálisis agitante. Posteriormente y en su honor, la enfermedad paso a denominarse como su apellido, Parkinson.

Parkinsonismo

El parkinsonismo engloba el conjunto de dolencias, la más común es el Parkinson, que se caracterizan por temblores, movimientos lentos, reducción de la actividad motora y rigidez muscular. Esta sintomatología puede aparecer en sujetos que están tratados con determinados tranquilizantes o fármacos que en su composición tienen ese efecto. Algunos medicamentos gastrointestinales también pueden presentar parkinsonismo e igualmente, se pueden manifestar dichos síntomas en la encefalitis (inflamación del cerebro).

El denominado temblor esencial puede llegar a confundirse con el Parkinson, aunque el temblor de las manos es más rápido y sutil. El temblor producido por el Parkinson en esa misma extremidad es más lento, fuerte y se evidencia en reposo. Pertenece a este conjunto la enfermedad denominada como PSP -parálisis supranuclear progresiva- una enfermedad neurodegenerativa del sistema motor que afecta prioritariamente al equilibrio.

Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

Detectar cuándo los signos observados en un paciente corresponden al Parkinson o a las otras dolencias encuadradas dentro del parkinsonismo es de una gran importancia y trascendencia para el tratamiento adecuado del enfermo. Se estima que el 25% de los enfermos de Parkinson (EP) están mal diagnosticados y sufren algún otro proceso de parkinsonismo, lo que conlleva a un tratamiento ineficaz para su verdadera dolencia.

Sistema Nervioso

El sistema nervioso es el conjunto de órganos y elementos que rigen las funciones de nuestra vida de relación (caminar, hablar, recordar, etc.) y las de nuestra vida vegetativa (respiración, digestión, secreciones, glándulas, etc).

La unidad funcional del tejido nervioso es la neurona, célula nerviosa, y sus prolongaciones (dendritas y neuritas). Está revestida de una vaina de mielina y forma la fibra nerviosa que se llama cilindroeje. Éste, cuando forma parte de un nervio sensitivo, es el encargado de llevar al sistema nervioso central las impresiones recogidas en la periferia. Si el cilindroeje integra un nervio motor, llevará los impulsos nacidos en el cerebro hasta la fibra muscular, que responderá a los mismos bajo la forma de un determinado tipo de movimiento.

El Sistema Nervioso Se Divide En Dos Partes:

  • Sistema nervioso central, formado por el encéfalo y la médula espinal.
  • Sistema nervioso periférico constituido por las fibras nerviosas que, partiendo del sistema central, van hacia los tejidos y órganos.

Sistema nervioso periférico constituido por las fibras nerviosas que, partiendo del sistema central, van hacia los tejidos y órganos. El sistema nervioso periférico se divide en dos: sistema nervioso somático (responsable de los movimientos de arco reflejo, involuntarios y de control voluntario) y sistema nervioso autonómico (estimula al músculo cardiaco controlando la función de estos órganos).

El sistema nervioso autonómico se divide a su vez en: sistema nervioso simpático y sistema nervioso parasimpático, ambos encargados de regular las funciones vegetativas referidas a las glándulas endocrinas, musculatura lisa, aparato pilo sebáceo y sudoríparo, y sistema cardiorespiratorio.