La Amigdalitis: Síntomas y Tipos

Las amígdalas son dos glándulas formadas por tejido linfoide que se ubican a ambos lados de la orofaringe, su función principal es servir de filtro para “digerir” todos aquellos agentes potencialmente patógenos (virus, bacterias, etc.) que puedan entran en nuestra cavidad orofaringea por vía bucal o respiratoria.

amigdalitis
Fotografía de una garganta con amigdalitis.

Cuando por múltiples causas estas glándulas pierden la capacidad de combatir estos agentes patógenos se desarrolla la infección, produciendo lo que conocemos como amigdalitis que no es más el aumento de volumen (inflamación) de las amígdalas, la cual puede ser de origen viral o bacteriano.

Síntomas más frecuentes

La amigdalitis es más frecuente en niños en etapa preescolar y adolescente, siendo su etiología más frecuente en estos grupos la viral. Sin embargo, su aparición en la adultez también puede ser frecuente pero en este caso tiene mayor incidencia la causa bacteriana.

Algunos de los síntomas más frecuentes de esta infección son:

  • Enrojecimiento e inflamación de las amígdalas
  • Dolor o dificultad al deglutir
  • Disfonía (ronquera)
  • Halitosis o mal aliento
  • Puntos blanquecinos en las amígdalas (es más frecuente cuando la causa es bacteriana)
  • Puede o no estar acompañada de fiebre (dependiendo de la severidad de la infección)
  • Adenomegalias en cuello

Tipos de amigdalitis

De acuerdo a su evolución podemos clasificar la amigdalitis en dos tipos:

  1. Aguda: Se trata de un cuadro de aparición repentina, benigno y auto limitado, es decir; que sede de manera espontánea aunque en algunas ocasiones es necesaria la administración de medicamentos dependiendo de la severidad de la infección. Se establece con los síntomas característicos de la infección anteriormente mencionados.

Se presenta con mayor frecuencia en la etapa preescolar y adolescente, siendo la causa más común los virus, aunque también pueden presentarse por infección bacteriana cuyo agente infeccioso más característico es el Estreptococo beta hemolítico del grupo A: Streptococo pyogens.

  1. Crónica: Se trata de un cuadro infeccioso permanente, caracterizado por una amigdalitis aguda que aparece de manera constante y no sede ante la administración de ningún fármaco. Puede presentarse en cualquier etapa de la vida, aunque es más común en los adultos.

La mayoría de las veces esta infección es causada por bacterias que son resistentes a los antibióticos por lo cual no responden al tratamiento, es por ello que la elección en estos casos es extirpar las amígdalas mediante un procedimiento quirúrgico conocido como amigdelectomia o tonsilectomia.

Mira aquí también ::: Gonorrea: Historia y síntomas

Complicaciones de la amigdalitis

El tratamiento de elección para la amigdalitis es antibioticoterapia; cuando no se administra el tratamiento indicado pueden tener lugar una serie de complicaciones que afectan la salud del paciente, aunque realmente sean poco frecuentes las complicaciones posteriores a amigdalitis no se debe descartar la posibilidad.

Cuando se presentan amigdalitis agudas la mayor complicación dentro de ellas es el aumento exagerado del tamaño de las amigdalas lo que genera severas dificultades respiratorias en el paciente. Cuando es de tipo crónica, la infección puede diseminarse al torrente sanguíneo y producir una patología que se conoce como fiebre reumática.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *